27 sept. 2005

27/09/05: Alonso campeón, y ya tá

Diario de Guerra de Alejandro González, Alias "WaaghMan". Centesimodecimotercera anotación:

El domingo, Fernando Alonso consiguió proclamarse matemáticamente campeón del mundial de F1 de pilotos.

Mis felicitaciones al piloto. Ha trabajado duro para estar allí, y se merece (supongo) la victoria.

Y ahí acaba todo. Nada de dar saltos de un lado para otro, ni hacer melodías polifónicas a coro con las bocinas de los coches, ni tirar voladores...

¿Por qué? Porque no le conozco. El hecho de que él haya nacido unos años antes en algún lugar cercano a donde yo nací no me parece suficiente para ponerme eufórico por su victoria.

Si fuese un pariente o un amigo mío, la cosa podría ser diferente, pero aun así dudo que mi reacción fuese mucho más notable... demonios, ni siquiera lo haría aunque yo ganase.

Me imagino que la gente busca de vez en cuando motivos para divertirse, y celebrar la victoria de Fernando Alonso es un motivo tan bueno como cualquier otro. Pero sigo opinando que la gente sobreactúa :P.

18 sept. 2005

18/09/05: Mad Max

Diario de Guerra de Alejandro González, Alias "WaaghMan". Centesimoduodécima anotación:

Es curioso. Ayer escribo un post en el blog, hablando de la ambientación del "universo Mad Max", todo ello tras ver únicamente la segunda película (fue la que primero terminó de descargarse). Hoy terminaron las otras dos, y ví primero la tercera y después la primera.

La tercera no le llegaba a la suela de los zapatos a la segunda, pero ni por asomo. Digna de arder eternamente en el infierno de las películas cutres. Lo único bueno que tiene, es que ahora ya sé qué es una cúpula del trueno :\.

Y, después, vi la primera película, que me sorprendió mucho. Tras ver la segunda, en que se muestra el universo postapocalíptico ya mencionado, esperaba que la primera mostrase el periodo de transición del mundo en paz al mundo de la segunda película.

Pero para nada. La primera película es otro bodrio, aunque queda un poco por encima de la tercera. De hecho, la segunda película podría haber empezado desde cero con un nombre diferente, y nada habría importado. Las únicas cosas en común entre la 1ª y la 2ª son el interceptor V8, la herida en la pierna de Max y su trauma por haber perdido a su familia.

En resumen, si alguien no ha visto aún ninguna de las 3, que vea solo la 2ª. Es la única que cuenta algo interesante :).

17 sept. 2005

17/09/05: Reinventando un género

Diario de Guerra de Alejandro González, Alias "WaaghMan". Centesimoundécima anotación:

Ayer estuve viendo la película "Mad Max 2: El guerrero de la carretera". Era una película que desde pequeño había querido ver, pero nunca lo había hecho. El motivo es que me gusta mucho el escenario postapocalíptico en el que sabía que se desarrollaba la historia.

La película en sí tampoco me ha parecido para tirar cohetes, pero era algo que tenía que ver. Y mientras la veía, al ver esa pequeña tribu de hombres honrados que defendían desesperadamente una pequeña refinería de petróleo, me vino a la cabeza una idea para un posible videojuego. Tras ello, no me quedó más remedio que darle vueltas y vueltas a esa idea, comprobando en qué genero se encajaría. Me di cuenta que la idea era demasiado grande para poder encajarla completamente en cualquier género, excepto quizás en un MMORPG, pero tampoco me convencía.

Al final me quedé con el género de la estrategia en tiempo real, que aunque no permitiría profundizar mucho, si se llevase bien podría ser una revolución del género. Así pues, ahora voy a plantear un pequeño análisis de lo que sería este videojuego.

NOTA: A pesar de este proceso de análisis que voy a hacer, no voy a programar el juego. Es un proyecto que me queda demasiado grande. Por eso, si alguna compañía ve esta idea y le gusta, es libre de crear un videojuego con ella. Y si me contrata mejor :).

Una vez dicho esto, al trabajo. Antes de nada, que todo el mundo se borre el concepto de estrategia en tiempo real que tenga en este momento. Nuestra mente ha sido mancillada durante muchos años con una mierda de sucedáneo denominado de esta manera, en el que guiábamos a autómatas sin apenas cerebro, recolectando recursos para construir interminables hordas de bichos con los que aplastar al enemigo. Si miramos este juego pensando en ese concepto, no notaremos cambios...

Empecemos por lo básico, el mapa. Dado que es un futuro postapocalíptico, el mapa estará compuesto básicamente por tierras devastadas, en su mayor parte desérticas, y con edificios derruidos en algunas zonas. Siguiendo el ejemplo de Mad Max, las carreteras son lo único que se mantiene en pie.

Ahora imaginémonos los edificios del juego (sí, aunque he dicho que olvidemos la ETR típica, los edificios EXISTEN, y hay que mostrarlos): La base de una tribu será el punto de partida del juego, y tendrá (sin que aparezcan como edificios sueltos) servicios como granja, enfermería, taller, garaje, etc. Todo esto se manejará de forma automática (menos el Taller), de forma que a nosotros no nos importará cuánta comida tenemos, sólo sabremos cuando hay un nuevo guerrero disponible.

Sí, un nuevo guerrero. En este juego no habrá piqueros (o su equivalente postapocalíptico), lanceros, espaderos y mil cosas más. Aquí todo serán personas, que variarán su efectividad según como sean equipadas. La armadura les permitirá resistir mejor los impactos, un rifle causará más daño que una simple ballesta, etc.

Todo este equipo se creará en el taller, para dárselo a los guerreros (Construimos 20 rifles, que recogerán los guerreros que a él acudan, por ejemplo). De esta manera, el taller se convierte en la parte más importante del campamento, pues sin él tendremos a guerreros desarmados y prácticamente sin capacidad de combate (De todas maneras, si el enemigo llega a tu taller, es que ya has perdido).

Pero sigamos con la base. La base estará rodeada, desde el principio, de una barricada. Esta barricada podrá ir mejorándose o ampliando su radio, para poder así ampliar los servicios de la tribu antes mencionados (nadie es tan tonto en ese mundo como para montar un huerto fuera de la protección de la muralla). Por supuesto, podremos montarle torretas de defensa, y si ponemos a un guerrero en ellas, ayudarán a proteger el campamento.

Otra diferencia. En un ETR normal, el vehículo y su tripulante son uno. Aquí no. Los vehículos han de llevar uno (o más) tripulantes dentro para poder funcionar, y su efectividad dependerá de la habilidad del tripulante. Si el vehículo es destruido, hay posibilidades de que el guerrero sobreviva.

Ahora los recursos. Sí, en este juego también hay recursos. De nuevo, es un sistema efectivo para saber qué podemos hacer y qué no. Los recursos básicos serían metal, gasolina y los guerreros. El metal se podrá obtener de los restos de vehículos destruidos o de la chatarra que se encuentre por el mapa. La gasolina, también de vehículos destruidos (aunque en menor medida), y de los pozos de petróleo que se descubran. La gasolina es un bien muy preciado, pero tengamos en cuenta que realmente no es necesario, porque siempre podemos mandar a nuestros guerreros a pie. Los guerreros, ya se habló antes, son indispensables para cualquier cosa que queramos hacer, y también son indicativo de nuestra potencia militar.

Bueno, ya tenemos la base construida, los recursos controlados y los guerreros equipados. ¿Qué nos queda? Pues la parte más divertida, los vehículos.

Aquí podría estar escribiendo durante horas. Imaginémonos cualquier vehículo actual, adaptado para el combate en una zona desértica. Desde motocicletas de ataque con sidecar, hasta camiones con torretas por todas partes, o incluso algún aparato volador.

La idea sería que, al igual que los guerreros no son de una clase u otra, los vehículos tampoco lo fuesen. En el taller podríamos crear nuestros propios vehículos, adaptados a nuestro estilo de combate. Partiendo de un chasis básico, podríamos por ejemplo aumentar el nº de ruedas (Aumenta estabilidad, capacidad de carga y resistencia a cambio de aumentar el peso y coste de gasolina), el blindaje, ponerle puntos de anclaje para armas, capacidad de transporte de tropas, etc. Por supuesto, los vehículos (excepto algunos tipos) se moverían mejor en carretera que en campo abierto.

Una vez creados y construidos nuestros vehículos personalizados, tendríamos que asignarles un guerrero como piloto, y si es necesario, más guerreros como tripulantes o artilleros.

Ahora ya tenemos todo nuestro ejército preparado y listo, nos queda mandarlo a la guerra.

Esta parte será la más radicalmente diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en un ETR común.

A diferencia de éstos, aquí las tropas demostrarán que son seres vivos: Podrán disparar mientras corren (con un penalizador, tanto en vehículo como a pie), se cubrirán, los miembros de las unidades se moverán independientemente, no seguirán las órdenes si han sido desmoralizados, etc.

En resumen, no estamos asegurando su defunción si no nos damos cuenta de que les están atacando.

Por supuesto, las tropas ganarán experiencia (de forma individual, no por escuadra), según lo que estén realizando: Habilidad de conducción, Resistencia, Puntería, etc.

Los guerreros también podrán ganar habilidades, ya sea entrenando en la base o guerreando. Todas estas habilidades serán pasivas, así que no tendremos que usarlas nosotros para que entren en acción. Por ejemplo, el guerrero podrá camuflarse para no ser visto, o realizar tareas de primeros auxilios para que los compañeros resistan más antes de morir (ver más adelante).

Si un guerrero ha sido herido gravemente, caerá tumbado al suelo pero no morirá instantáneamente. Si tenemos a otro guerrero cerca, se le podrá ordenar que monte a su compañero en un vehículo (si no hay enemigos cerca, lo hará automáticamente), y se podrá enviar al vehículo a la base para que el guerrero sea llevado a la enfermería (si no hay enemigos cerca, el vehículo solicitará permiso al general - nosotros - para hacerlo él mismo). Cuanto más tiempo pase, menos posibilidades hay de salvarle la vida en la enfermería.

Por supuesto, todo esto requiere una IA bien programada, pero si nos fijamos, no se pide tanto. En un juego de ETR común (veamos por ejemplo el Age Of Empires), los guerreros, ante un ataque enemigo, se suelen quedar quietos disparando,o acercarse al enemigo para atacarle en cuerpo a cuerpo. Esto hace que, si no son controladas por su dueño, mueran con facilidad (las tropas de disparo son atacadas por muchos guerreros de cuerpo a cuerpo, las tropas de cuerpo a cuerpo son atraídas a una emboscada). La idea es que los guerreros sean capaces de ver cuando están siendo avasalladas (nº y tipo de tropas enemigas cercanas), y capaces de tomar decisiones simples (cargar, defender, huir) basándose en su estado actual (posición ventajosa o importante, nº y tipo de tropas aliadas cercanas, estado de salud de la tropa). Las tropas seguirían siendo más eficaces bajo el mando del jugador, pero al menos no morirían estúpidamente. Tengamos en cuenta que incluso los humanos de verdad pueden ser sorprendidos :P.

En fin, tras todo este rollo, yo veo un juego de ETR realmente original, fácil de jugar (no tendremos que estar encima de las tropas para asegurar su supervivencia) y no tan difícil de programar (excepto la IA).

Se aceptan comentarios :).

16/09/05: Pequeña actualización (II)

Diario de Guerra de Alejandro González, Alias "WaaghMan". Centesimodécima anotación:

Pequeño cambio en la apariencia del blog. De nuevo se muestra el avatar del día. El motivo es que he hecho un pequeño script para facilitar su actualización automática con un simple doble clic, y así me ahorro todo el proceso de acceso al ftp :).

Próximamente un post largo :)

7 sept. 2005

07/09/05: Pequeña actualización

Diario de Guerra de Alejandro González, Alias "WaaghMan". Centesimonovena anotación:

He actualizado la template del blog, añadiendo unos cuantos enlaces a webcomics. También he añadido un nuevo logo a la lista de logos aleatorios. Es más decente que algunos de los viejos :).

6 sept. 2005

06/09/05: El eterno segundón

Diario de Guerra de Alejandro González, Alias "WaaghMan". Centesimooctava anotación:

Pongámonos en situación: Hace poco más de tres meses, debido a las condiciones para acceder a un puesto de trabajo, tuve que inscribirme en el INEM. Ahora, tres meses después, he recibido una citación para una convocatoria de empleos.

El empleo consiste en una plaza para un ingeniero técnico informático, que se encargará de "hacer programas y gestionar la red de la mancomunidad de comarcas de la sidra". En el papelote no ponía nada más (en lo que a información del puesto se refiere), y en internet tampoco pude saber más cosas. Se explicaba que se usaría un sistema de puntos para escoger al empleado: De 1 a 10 puntos por una prueba teorico/práctica, de 1 a 3 puntos por méritos (cursos de formación y experiencia laboral), y de 1 a 2 puntos por una entrevista opcional.

Así pues, como no sabía de qué iba el curso, cogí cuantos certificados encontré por la casa, pero estaba claro que lo decisivo sería el examen, pero no podía preparar nada pues no sabía cual sería su naturaleza: Desde un cutreexamen sobre operaciones en windows hasta un complejo examen escrito sobre las peculiaridades de la administración de redes, por mi cabeza pasaron muchas posibilidades.

El día de la convocatoria (ayer, día 5), acudí al lugar donde se nos convocó (Bueno, realmente acudí a Nava, pensando que "Paraes" era una calle del pueblo. Luego resultó que era un pueblo cercano. En cualquier caso, había salido con tiempo de casa y no tenía nada mejor que hacer, así que di un sano paseo por el pueblo antes de ir a rodearme de desconocidos.).

Allí me encontré a otras 19 personas, de las cuales ninguna me sonaba lo más mínimo. Algunos parecían conocerse entre ellos, y en sus conversaciones escuché que hablaban de profesores de la EUITIO (recordando los viejos tiempos, supongo). Algunos estaban estudiando la superior también. En cualquier caso, nadie tenía más información sobre el puesto de trabajo.

A la hora convenida, apareció una señora y nos dijo que dejásemos la documentación en recepción, mientras nosotros hacíamos el examen.

El examen, dijeron, sería tipo test. En ese momento, solté un suspiro de alivio: No tendría que demostrar a ningún examinador lo ignorante que era sobre lo que me pudiesen preguntar en un examen práctico.

Tras decir las reglas (80 preguntas, cada pregunta bien suma 0.125, cada pregunta mal resta 0.06125, las preguntas en blanco o nulas ni suman ni restan), repartieron el examen.

Al darle la vuelta, me sorprendí, y mucho*. No puedo decir que se me cayese el alma al suelo al ver esas preguntas tan difíciles, simplemente no me esperaba algo así. El examen trataba de temas muy variados, desde preguntas sobre protocolos de red hasta programación orientada a objetos, pasando por temas de Ingeniería del Software, Bases de Datos, incluso algunas preguntas sobre leyes de protección de datos y de propiedad intelectual.

Me puse manos a la obra. Algunas preguntas las respondía porque sabía la respuesta ("¿Qué devuelve la siguiente función?","¿Qué puerto de los siguientes no se corresponde al servicio de red asociado?", etc), algunas porque lo suponía ("¿Permite Java implementar métodos no abstractos en interfaces?","¿Cual es el protocolo para establecer la hora por la red?"), algunas porque lo deducia ("¿Qué no cubre la ley de propiedad intelectual?","¿Qué participante de los siguientes pertenece al grupo 'Analistas' en Metrica v3?"), algunas otras por puro azar ("¿Qué tipos de aplicación se pueden hacer con J2EE?","¿Cual de los siguientes tipos de gastos se consideran 'gastos de prevención' en un proyecto?"), y otras cuantas las dejé en blanco por total y absoluto desconocimiento del tema.

En resumen, haciendo números, concluí que me sería imposible aprobar. No era culpa de no recordar las enseñanzas que recibí en la universidad, sino de que la mitad de las cosas preguntadas, nunca las había sabido. Especialmente en el tema de Ingeniería del software, y también un poco en redes.

Al salir, se me pasó por la cabeza pedir una copia del examen para revisarlo en casa, pero al final decidí no hacerlo. Los malos tragos, cuanto más rápidos mejor.

Lo curioso llegó por la tarde, cuando me llamaron para decirme que era uno de los 4 que habían aprobado el examen, y que se harían entrevistas personales para la decisión final.

Me quedé realmente contento, no por la posibilidad de conseguir el trabajo, sino por haber aprobado ese examen tan difícil. Por supuesto, si conseguía el trabajo mejor, aunque me tocaría estudiar mucho sobre Java y ingeniería del software si me contrataban :P.

El caso es que hoy por la mañana mi padre se pasó por allí, donde se iban a publicar las listas con las puntuaciones. Se trajo un papel donde aparecían las 4 personas que habían "aprobado", junto con un texto que ponía "En vista de que ninguno de los examinados llegó a aprobar el examen, se ha decidido reducir la nota necesaria para aprobar a 4, y se muestran las personas que han superado dicha nota". Ahí salíamos 4 personas, junto con las puntuaciones de méritos de cada uno.

Y, tras esa pequeña alegría inicial, volvieron las preocupaciones. Para empezar, no había aprobado el examen. No según las reglas iniciales. Además, a pesar de ser la persona que más nota había sacado en él (un 4.378, superior en 0.078 al segundo), también era la que menos puntuación de méritos tenía (un 1.1 por cursos, mientras que los otros tenían 3, 3 y 2 puntos), por lo que mis posibilidades (teniendo en cuenta que la entrevista suma hasta 2 puntos) eran mínimas: Los otros 3 aprobados tendrían que sacar 0 puntos y yo los 2 para ser contratado.

Más tarde, decidimos que el martes que viene llevaría más cosas para que me las pusiesen como méritos: Los dos años de becario (algo tendrán que sumar), y el curso de programación de Visual Basic **(si fuese necesario).

Así pues, llevando eso y con un poco de suerte, a lo mejor me contratan. Pero lo más probable es que no, y entonces me habrá sucedido, por tercera vez, la misma situación: Habré superado las fases iniciales de selección, para que al final decidan no contratarme.

Sí, debería de considerarme afortunado: Algunos ni siquiera consiguen pasar esas fases iniciales. Pero ya lo decía Dominic Toretto: No importa si es por un centímetro o por un kilómetro, lo que importa es ganar.

Pff pedazo de ladrillo, y además mal redactado. En fin, no hay ganas de corregirlo ahora, lo siento :(. Ya contaré cómo fue la entrevista, una vez la haga el Martes que viene***.

* Algunos a mi alrededor tenían una expresión que me recordó a la que tenía Naruto en el primer examen de Chuunin ^^

** Este curso lo hice hace 5 años, antes de entrar en la carrera siquiera. No tiene nada que ver con el trabajo que ofrecen, pero tampoco lo tenían que ver los otros cursos y me sumaron los puntos :S

*** Para colmo, la entrevista es el Martes y la matrícula de la superior el Jueves. Podría suceder que me cogiesen tras haberme matriculado de todo el primer curso, para que después no pueda hacer la mitad de asignaturas por no poder ir a clase :\.