21 ene. 2006

21/01/06: Análisis Serious Sam 2

Diario de Guerra de Alejandro González, Alias "WaaghMan". Centesimocuadragesimosegunda anotación:

NOTA: Puedes encontrar otro análisis del juego en El blog de Miguel Herrero

Aprovechando que me pasé ayer el juego, y que además resultó una experiencia muy entretenida, haré un pequeño análisis de este juego.

Para los que no conozcan el primer Serious Sam, les diré "¿¡Y a qué esperas!?". El juego salió en una época en la que se hacían muchos juegos de acción en primera persona, pero destacó con luz propia sobre el resto, ya que tenía algo que ningún otro juego de su categoría ni siquiera se acercaba a tener: Miles y miles de enemigos a matar. Este juego no era un Medal Of Honor cualquiera, en el que te enfrentas a una centena de nazis armados con rifles, o un Unreal Tournament, en que te enfrentas a un puñado de oponentes humanos. En este juego tu enemigo eran ejércitos completos de bichos de lo más variopinto. Por supuesto, la IA brillaba por su ausencia, y los enemigos solían simplemente desplazarse en linea recta hacia tí o dispararte desde su posición.

Pero, ¿A quién le importaba cuando se dirigían 100 enemigos en tropel y tu objetivo era simplemente sobrevivir?. Por supuesto, los mapas y las armas estaban a la altura, los primeros por su enormidad y las segundas por su capacidad de destrucción. Tampoco eran un dechado de originalidad (excepto el cañón, el resto eran armas típicas de juegos similares), pero cumplían su función.

Al épico juego a un solo jugador, se le añadía la opción de jugar esas misiones en multijugador, con la posibilidad de aumentar la fuerza de los enemigos en proporción al número de jugadores en la partida. Esto, sumado al humor de algunas zonas del juego, hacía que jugar muchos al Serious Sam se convirtiese en un cachondeo generalizado.

Posteriormente apareció un juego nuevo Llamado "The Second Encounter", que mejoraba en algunos aspectos el motor, añadía tres armas nuevas (el rifle de francotirador, la motosierra y el lanzallamas), nuevos enemigos, y nuevas situaciones hilarantes :). Pero, a efectos de esta comparativa, consideraremos ambos juegos como uno solo, puesto que básicamente se trataba de lo mismo.

Una vez hecha la presentación del primero, vayamos con el segundo. Primero, un par de capturas de pantalla para abrir boca:



Si tuviese que resumir el juego en una sola palabra, lo tendría muy claro: Divertidísimo . Si lo tuviese que resumir en dos, diría: Humor y Acción.

Si comparamos este juego con su antecesor, lo que más salta a la vista es que han hecho el juego con toques más humorísticos que antes, aunque en algunas partes han fallado. Los videos entre pantallas son muy divertidos, y en más de una ocasión me ha saltado la carcajada estando solo en casa. Durante el juego también vemos cosas absurdas, especialmente con algunos secretos (La "Falsa caja de salud", el "Burro ninja asesinado por la Gallina Ninja", etc.).

Pero, por lo demás, el juego no mejora en exceso sobre la primera entrega. Por supuesto, los gráficos son más detallados y bonitos, como tiene que ser, pero a cambio de ese aumento me temo que han reducido el número de enemigos simultáneos en pantalla. Aún recuerdo una pantalla del primero en que había una estampida formada por toros y Kleers (bichos esqueléticos mezcla de cabra, caballo y Lobezno), en la que lo importante era llegar cuanto antes a una puerta, porque aparecían de forma permanente y la pantalla se llenaba rápidamente de enemigos.

En el Serious Sam 2, pocas serán las veces en que veamos más de 15 enemigos simultáneos en pantalla.

Por supuesto, no por ello el juego resulta un camino de rosas, ya que a cambio los enemigos resultan más mortíferos en esta segunda parte (aunque, generalmente, no resultan más difíciles de abatir). Esto se debe a que en el primer juego, contra enemigos con proyectiles, resultaba relativamente fácil esquivar los disparos, puesto que disparaban a tu posición actual y bastaba con desplazarse constantemente para evitar la mayoría de ellos. En el segundo juego, muchos enemigos disparan a donde te estás desplazando con una puntería envidiable, lo que te obliga a moverte de forma más aleatoria (lo cual resulta complicado cuando estás huyendo simultáneamente de otros bichos que te pegan cuerpo a cuerpo).

Otra diferencia con el primer juego la vemos en el uso de vehículos y torretas que nos encontraremos por el mapa, en algunos casos útiles y en otros imprescindibles. Estos aparatos también tienen su propia barra de vida, y mientras vayamos montados en ellas no perderemos de la nuestra. Además, permiten desplazarse más rápido que a pie, tienen munición ilimitada y son muy potentes (aunque algunas armas como el cañón son más potentes que estos vehículos).

Un punto a tener en cuenta es que en el Serious Sam 2 no podremos cargar la partida en cualquier sitio (es decir, aparecer tras una esquina donde sabemos que hay un bicho tocho que nos ha matado 30 veces), sino que saldremos de un punto seguro donde no tenemos aún enemigos cerca (es decir, entre oleada y oleada de bichos). Además, en cada pantalla tendremos un número de vidas, que aumentarán encontrando vidas extra por la pantalla o por cada 10.000 puntos que consigamos. Si las perdemos todas (me pasó en un par de ocasiones), no hay que preocuparse demasiado, podremos seguir jugando la misión pero perderemos la oportunidad de seguir acumulando puntos.

Esto, en mi opinión, es una buena idea, ya que evita el sistema que suelo usar en otros juegos para zonas difíciles, consistente en guardar la partida en medio del tiroteo cuando he conservado suficiente vida. Además, estos puntos de guardado son muy habituales, y excepto en zonas particularmente desafiantes que podemos tener que repetir una y otra vez, las cosas van avanzando aunque perdamos un poco de vida en el proceso.

Eso sí, en multijugador se usa el mismo sistema, lo que significa que lo que se podía hacer en el primer juego (Activar la munición ilimitada e ir a saco sin importar si se moría o no) no resulta posible en este juego (bueno, resultar posible sí, pero dejaremos de ganar puntos).

La longitud del juego también se ha incrementado, con un total de 7 mundos con una media de unas 4 misiones por mundo, frente al alrededor de veinte misiones que tenía el primero. Cada mundo es completamente diferente al resto en ambientación, al contrario que en el primer juego, que sólo tenía ambientación egipcia desde el principio hasta el final. Por supuesto, cada mundo tiene un jefe final que tendremos que destruir, aunque en pocas ocasiones se hace usando el armamento básico: Todos los jefes suelen tener un "punto débil" que hay que explotar utilizando lo que el escenario nos da: Torretas especiales, Zonas de regeneración que hay que destruir, Puntos débiles a los que hay que disparar cuando se exponen, etc. En su mayor parte estos enemigos no resultan muy difíciles, una vez has descubierto cómo eliminarlos.


En resumen, un buen sucesor del primer juego, aunque se agradecería un mayor número de enemigos simultáneos a cambio de reducir un poco su peligrosidad.